Nuestra Mirada

Beltrán Leyva: La muerte acabó con el imperio

Beltrán Leyva: La Muerte acabó con el imperio

La plaza se calentó
A Arturo le gustaba mucho Cuernavaca. Las nubes de agosto, con su carga líquida se perfilaban por el poniente, y esa imagen reflejada en los vidrios de la camioneta agradaba al mayor de los Beltrán Leyva.
Morelos: Una plaza de bajo perfil, pero santuario de capos del narcotráfico. Son comunes las historias de Amado Carrillo Fuentes y su hacienda de La Luz en Tetecala; su residencia en Vista Hermosa, a la vuelta de Casa Morelos. Los amoríos del primer gobernador panista en la entidad, Sergio Estrada Cajigal con la hija de Juan José Esparragoza, El Azul. Nadie dudaba del rumor: El Tío vive aquí.
El 7 de mayo del 2008, el convoy en que se trasladaba Arturo Beltrán Leyva a Acapulco por la autopista Del Sol fue detectado por la Policía Federal, o alguien facilitó la información para que fuera ubicado y se inició una persecución. El Vectra en que se trasladaba el capo salió de la autopista a la altura de Alpuyeca. Más adelante, en el poblado de Xoxocotla, la camioneta de la retaguardia del convoy contuvo el avance de los agentes. La Muerte fue rescatado por El Borrado. Esa noche Édgar Millán, responsable del operativo contra Arturo en Morelos fue asesinado en el D.F. Se dijo entonces que La Sombra, como también se conocía a Beltrán Leyva, ordenó la ejecución.

Andrés Dimitriadis
Era cabrón el MP. Mario Pineda Villa gozaba de una suerte aparente, confiaba en su buena estrella, si no, cómo entender que sobreviviera aquel 20 de enero del 2004 cuando lo rafaguearon en el kilómetro 42 de la carretera federal a Toluca.Tenía poder. Era hermano de Alberto y juntos operaban para El Tío. Le organizaban la buena vida que encontró Arturo.
El MP no tenía la inteligencia de Borrado, pero era una pieza necesaria para el cártel. Él dio la orden para que el subprocurador Dimitriadis fuera asesinado el 23 de octubre de 2008. El auto del subprocurador salió de la pista a la altura de Plaza Galerías y los asesinos ya disparaban. Muchos casquillos quedaron en la calle Prolongación Diana.


Limpiando la plaza
El perico estaba consumiendo al Tío, también las intrigas que fabricaban La Barbie, El Grande, El Rojo. En una junta en Puebla se calentaron los ánimos y todo terminó mal.

La fiebre en el Barbas ya era constante cuando ordenó la muerte del MP. Alberto se opuso y defendió su lugar y el de su hermano. Defendió a su gente, dio la cara por ellos, pero Arturo sólo hizo mutis y ello significó la muerte de su brazo derecho, casi su hijo, Alberto.
El cuerpo de Alberto fue prácticamente Borrado, quemado en un Avenger en medio de los plantíos color naranja oscuro, de sorgo, en Amayuca. El cadáver del MP se encontró un día después en Huitzilac en la canaleta fría de la autopista. Era septiembre 12.

"El que a hierro mata a hierro muere".
Poco a poco el imperio se derrumbaba. Los tentáculos que le brindaban protección a Beltrán en la Policía Estatal, Municipal, en la Ministerial, habían sido cortados y se quedaba cada vez mas solo. Además, las cosas empeoraban por la separación de su mujer, la diabetes. Los nuevos operadores no aseguraban nada, sólo aquel camino que lo condujo a su muerte.
Con el asesinato del Borrado se inició una limpia en La Empresa. Los leales a Pineda Villa fueron reemplazados y sus cuerpos aparecían maniatados en las calles con disparos a quemarropa; disparos que desaparecían ojos, sólo quedaban cuencas vacías. Borraban rostros y dejaban a lado la firma: El Jefe de Jefes.

El final
16 de diciembre 2009. Los marinos descendieron desde helicópteros a los condominios Altitude a las cuatro de la tarde. A esa hora empezó la cacería

  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto
  • Foto

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Nuestra Mirada para añadir comentarios!

Participar en Nuestra Mirada

© 2014   Creado por Pablo Corral Vega.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio